GMEII: un grupo de estudiantes que mejoró la Escuela de Ingeniería Industrial

GMEII: un grupo de estudiantes que mejoró la Escuela de Ingeniería Industrial

Entre mates, apuntes y con ideas para aportar a la Escuela de Ingeniería Industrial, los estudiantes Matias Mocchiutti y Juan Carlos Piergallini crearon el GMEII en el año 1999.

Matías Mocchiutti es oriundo de la ciudad de Santa Fe y Juan Carlos Piergallini de Pergamino, provincia de Buenos Aires. Ambos estudiaron la carrera de Ingeniería Industrial, si bien no la comenzaron juntos, en los años finales se hicieron amigos y hacia 1999, un día al salir de la Facultad empezaron a “maquinar” el GMEII. “Nació de la conversación y las ideas de ambos y luego se fueron juntando, convocando, adhiriendo muchos compañeros de la carrera” indica el Ing. Juan Carlos Piergallini.

“El GMEII surgió en respuesta a una combinación entre una necesidad existente, sumado a  la teoría del trabajo de células que habíamos estudiado” señala el Ing. Matías Mocchiutti y agrega “Con respecto a la necesidad, en ese momento la Escuela de Ingeniería Industrial era una de las escuelas más nuevas de la FCEIA, pero con mayor matrícula que las demás, entonces teníamos requerimientos específicos dentro de la misma Escuela. Eso se sumó a la teoría de trabajo de células que habíamos aprendido, mientras estudiábamos con Juan Carlos Piergallini, un amigo con el que lanzamos todo esto”.

“Con Juan Carlos compartíamos la idea que había mucha gente con mucha energía contenida y con ganas de trabajar, así que creamos el GMEII, Grupo de Mejora de la Escuela de Ingeniería Industrial, y salimos por los cursos a convocar a la gente, hablábamos con los estudiantes y les decíamos que tenía que ser algo que no interfiriese con el avance de la carrera. Lo importante era que había que darle vida a un grupo que se mantuviese en el tiempo más allá de la gente” sostiene Mocchiutti y Piergallini agrega “Siempre la prioridad la tenía el estudio, a la hora de los exámenes, nos dedicábamos a prepararnos para eso y volvíamos a las actividades de GMEII luego de rendir".

Trabajo de células

“Necesitábamos hacer algo que armase, grupo, células de trabajo. Teníamos una reunión semanal y cada líder de célula, con uno, dos o solo, avanzaba en el tema que le tocaba. Directamente nos juntábamos a charlar, a revisar el avance y si alguno no había podido adelantar por tener que estudiar no había problema, cada uno lo empujaba como un compromiso personal para obtener el objetivo. Las personas que no podían llevar adelante las células abandonaban y venían otros que sí tenían fuerza para hacerlo. En ese momento arrancó con todo, al principio éramos unos 20, 25 integrantes” explica Mocchiutti.

“Fue un gran trabajo de ayuda hacia la Escuela. Yo tenía información sobre sus requerimientos porque formaba parte como delegado estudiantil del Consejo Asesor de la Escuela de Ingeniería Industrial, durante el año 1998, y en ese tiempo detecté una serie de necesidades que era difícil llevar adelante sin la participación de los estudiantes” indica Piergallini. 

Actividades

Entre las acciones que realizó GMEII al comienzo, se destaca una gran donación de libros a la Biblioteca Laporte, donde participaron muchísimos estudiantes. “Se donaron más de 350 libros, en el momento en que la Biblioteca cambió la metodología de trabajo. La Directora era Raquel Pettiti, que nos brindó gran ayuda en ver qué libro se necesitaba y para saber en qué podíamos colaborar para hacer algo integral y que aporte a la formación de los ingenieros industriales. Siempre tuvimos claro que las mejoras que íbamos logrando iban a ser, incluso, para personas que quizás iban a competir en el mercado laboral con nosotros, por eso siempre fuimos tan abiertos en pensar que el futuro había que construirlo grande” señala Piergallini.

GMEII también llevó a cabo conferencias de ex alumnos que eran invitados a la Facultad para que cuenten sus experiencias laborales profesionales a los estudiantes de la carrera, de primero al último año. Al respecto, Mocchiutti indica “Tuvimos muy buen impacto” y Piergallini añade “Fue una gran tarea y un gran aprendizaje". 

“En lo personal me sirvió mucho para negociar en muchos aspectos más allá de lo profesional, en mi vida. Como estudiantes nos enfrentamos a muchas dificultades, porque nos involucramos y nos pusimos al hombro algunos de los problemas que tenía la Escuela. Eso nos ayudó a desarrollarnos y a tener un pensamiento crítico de las cosas que se hacen desde lo público y cómo mejorarlas. No solamente hacer críticas sino llevar a cabo acciones” indica Piergallini.

Acta fundacional

“Hicimos en la Escuela de Ingeniería Industrial el acta fundacional del GMEII. Siempre nos apoyábamos en la Escuela, el Director en ese momento era Ricardo Detarsio y el Vicedirector Enrique Dreifuss” señala Mocchiutti y Piergallini añade al respecto “El Director estaba al tanto de todo lo que hacía el grupo, de hecho  nos reuníamos dentro de la Escuela, pero GMEII siempre tuvo la particularidad de ser independiente, no teníamos ordenes de la Escuela, trabajábamos para la Escuela. Fue un desarrollo genuino de los estudiantes para con la Escuela, para con la UNR y la Facultad, pero no había condicionamiento político” indica Piergallini.

GMEII después de graduarse

“Con el tiempo me enteré que el GMEII avanzó en Congresos de Ingeniería Industrial, vinculándose a otras provincias. Cuando escuchaba eso, se me llenaba el corazón, porque fue algo que nació con unos mates en mi departamento, vivía en Colón y Zeballos, frente a la Plaza Bélgica. Nació así y le dimos un lugar de descarga energética a mucha gente que tenía ganas de colaborar. Como no había ningún interés político, muchísimos lo entendieron así y así fue, y eso hizo que se potenciara muchísimo” manifiesta el Ing. Mocchiutti.

Con respecto a actividades que llevaron adelante desde GMEII luego del 2005 se destacan cursos de Excel avanzado con programación, de portugués, donaciones de libros a la Biblioteca, se realizaron mejoras edilicias en la Escuela de Ingeniería Industrial, se donaron proyectores, se colaboró en la organización de las Jornadas Argentinas de la SAMECO (Sociedad Argentina Pro Mejoramiento Continuo). También se impulsó el proyecto de encuestas en las materias de Ingeniería Industrial, se organizaron visitas a empresas y charlas con profesionales en la Facultad. 

“Para mi GMEII fue una terapia” menciona Piergallini y explica “En el 1999, estudiando una de las materias más importantes de la carrera, tuve una úlcera de duodeno y estuve internado casi 10 días. Me pude recuperar, pude volver al estudio, rendir esa materia y en ese momento GMEII para mi fue una forma de canalizar toda esa energía y trasformarla en algo positivo. Desde la angustia, de ver situaciones que se podían mejorar, me di cuenta que había que involucrarse más en los procesos de formación de los que estudiantes. Realmente fue muy bueno, liberador, y ayudó a lograr muchos objetivos que estaban pendientes en la Escuela en ese momento. Hubo muchos recursos que se fueron incorporando a la Escuela, y desde el año 2000 la carrera tuvo más voz, se hizo escuchar ante distintos estamentos dentro de la UNR, especialmente de la Facultad”.

 

Agradecimientos:

A Matías Mocchiutti, Juan Carlos Piergallini y Mauricio Andrés Constantini. 

 


Imprimir