Homenaje al Ingeniero Luis B. Laporte: Nuestra Biblioteca

Homenaje al Ingeniero Luis B. Laporte: Nuestra Biblioteca

En 1955 se armó una Comisión de Homenaje formada por Ingenieros, Arquitectos, personajes importantes en la llamada Facultad de Ciencias Matemáticas Aplicadas a la industria como Raúl Zapata, Luciano Micheletti, Angel Guido, Simón Rubinstein, entre otros para homenajear con sus palabras al Ingeniero Civil Luis Laporte.

Zapata contó que: “Rosario pierde a uno de los más destacados forjadores de progreso espiritual y cultural. Si bien el Ing. Luis Laporte nació en la ciudad de Buenos Aires, volcó en la nuestra la dinámica de sus inquietudes constructivas”. Estuvo vinculado en las obras de la Escuela Industrial Superior de la Nación Gral. José de San Martín, y luego con la Facultad de Ciencias Matemáticas” . Dedicó sus afanes al estudio del problema de la habitación barata, su preocupación por el bienestar social de las clases trabajadoras. De esta manera esta Comisión pide a las autoridades de la Universidad Nacional del Litoral que la Biblioteca de la Facultad de Ingeniería y escuela anexa sea nombrada con su nombre.

El Decano Luciano Micheletti decía: "desde principios de 1909 en que fue nombrado Director de la Escuela Industrial se empeñó con su voluntad en formar a los estudiantes para la capacitación técnica, que el futuro desarrollo industrial del país necesitaba con urgencia. Fue un profesor ejemplar, en la sala de lectura de la biblioteca, siempre rodeado de libros y de jóvenes. Siempre con la mira puesta en la formación y porvenir de la juventud y en los intereses de la patria".

E. Osvaldo Fonso docente, declaró “No cedió hasta obtener que la Municipalidad de Rosario donará una manzana de terreno, superficie que Laporte estimaba como mínimo para proyectar una construcción adecuada para la comodidad de los estudiantes y el buen funcionamiento de los talleres, laboratorios, gabinetes, biblioteca y dependencias administrativas, su objetivo: crear la Facultad de Ingeniería. Su cátedra reflejaba los últimos adelantos de la especialidad, escribió la obra “Curso Elemental de Estática Gráfica”, “Resistencia de Materiales”, el quería que el alumno viviera en lo posible, el ambiente fabril, elaboró planes y solicitó recursos que permitiera “dar a la enseñanza práctica que se imparten en los talleres, el carácter industrial que debe caracterizarla”.

El Arquitecto e Ing. Civil Ángel Guido distinguió a Laporte con una frase de un historiador “río cerrado, pobreza y atraso; río abierto, prosperidad y cultura”, efectivamente, con su práctica adquirida en la dirección técnica de los puertos de San Nicolás y Bahía Blanca le sirvieron para dirigir modificaciones y ampliaciones al puerto rosarino. 

La profesora Beatríz P. Sáenz de Castiglioni escribió un Romance a Luis Laporte:

Viniste de aquellos tiempos
que ya nunca volverán.
Estirpe y tales varones
es muy difícil de hallar
cual Luis Bernardo Laporte,
quizá si otro igualará…
Si no naciste en Rosario,
eras de la Capital,
aquí trajiste tus sueños,
aquí fundaste tu hogar;
y eran de un mismo linaje
el tuyo y de mi ciudad:
ambos sin un pregonero
en el tesonero afán,
ningún blasón en la cuna
ni en la senda un atabal;
¿habrá quien con más derecho
pueda llamarla natal?
“Línea recta, tu camino
del principio hasta el final,
junto a la cota de acero
la conciencia de cristal…
Hendió el silbato los aires,
el cemento dio en vibrar,
por las rígidas gargantas
la ciudad empezó a hablar.
Le cupo a la escuela nuestra,
por ti, escuela industrial
ser la primera en la villa
como señera sin parar;
que no descifraron mentas
tremenda perplejidad:
¿Era la Escuela Industrial
el ingeniero Laporte?
o ¿el ingeniero Laporte
era la escuela industrial?
Y estaba el sello Laporte
en la escuela y facultad,
estaba el sello Laporte
flotando cual un cendal…
confluencia tan peregrina,
paradójica hermandad,
¡prodigio de ser tú mismo
deja ser, los demás!

 

 Fuente: material otorgado por Andrea Rostán, de la Biblioteca Central "Ingeniero Luis Laporte"

 

 


Imprimir