Los primeros años de la actual FCEIA

Los primeros años de la actual FCEIA

El 3 de abril de 1920 un decreto del Poder Ejecutivo designó al Ingeniero Julio S. Gorbea como delegado para organizar en Rosario la Facultad de Ciencias Matemáticas, Fisicoquímicas y Naturales aplicadas a la Industria. 

Gorbea había sido interventor en la facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Córdoba en 1918 y en su nuevo puesto deseaba llevar a la práctica las ideas reformistas.

La Facultad se constituyó sobre la base de la Escuela Industrial preexistente, cuyo Plan de Estudio fue modificado en profundidad. Cabe recordar que la Escuela Industrial (actual Instituto Politécnico Superior General San Martín) había sido creada el 26 de septiembre de 1906 y que hacia 1920 estaba instalada, en forma provisional, en el edificio de la calle 1° de Mayo 1059. La Escuela pasa entonces a depender de la nueva Facultad, proponiéndose una educación integral para el estudiantado sobre la estructura de cinco ciclos de estudios:

  • Enseñanza Técnica Elemental
  • Enseñanza Técnica Secundaria de Especialización
  • Enseñanza Técnica Superior (Preparatorio)
  • Enseñanza Técnica Superior (Especialización)
  • Enseñanza Técnica Superior (Civil)


La Facultad se inaugura el 31 de julio y en su discurso, Gorbea menciona: "No más profesionales sin saber qué hacer de su ciencia y su diploma, parias y desocupados en su propio suelo, cuando las grandes empresas y las poderosas industrias reclaman el concurso de técnicos extraños al país". Gorbea dedica un largo párrafo de su discurso a la Investigación, destacando lo imperioso de seguir el ejemplo de los países europeos y dedicar subsidios importantes a las investigaciones científicas y de carácter industrial.


Los cursos de asistencia libre se iniciaron el 2 de agosto de 1920 y duraron ese año hasta el 23 de diciembre. El ingreso a la Facultad era directo para quienes se recibían de la Escuela Industrial mientras que a los bachilleres de los colegios nacionales se les exigía adicionar en el transcurso del primer año un mínimo de cien horas de trabajos manuales generales. La Facultad otorgaba títulos a quienes finalizaban los estudios de las carreras de Ingeniería Civil y Agrimensura.


Dado que la Facultad no contaba con un espacio propio y que la Escuela Industrial resultaba pequeña, una de las primeras acciones de Gorbea fue lograr el préstamo de diferentes lugares. Tal es así que la Escuela Normal de Profesoras Nº 1 facilitó su laboratorio para las clases de química, y la Escuela Nacional de Comercio cedió aulas. Debido a que esta separación de los cursos no era beneficiosa para quienes cursaban se arrendó un edificio en Córdoba 625, donde en la actualidad funciona el Liceo Avellaneda.


Imprimir