Mario Báncora: científico, docente y ciudadano ilustre de Rosario

Mario Báncora: científico, docente y ciudadano ilustre de Rosario

El Reactor nuclear de la FCEIA, ubicado en el Centro Universitario de Rosario recibió, en agosto del 2006, el nombre del docente e investigador Mario Báncora, en homenaje a su labor profesional y calidad humana.

Mario Eduardo Guido Báncora nació el 24 de septiembre de 1918 en Rosario. Se graduó de Ingeniero Civil en el año 1942 en la Facultad, cuando esta pertenecía a la Universidad Nacional del Litoral. Un año más tarde, sus altas calificaciones – obtuvo un promedio de 8.86- y las recomendaciones del entonces Rector de la Universidad, Cortez Plá y del prestigioso profesor Beppo-Levi, le permitieron obtener una beca en el Instituto Internacional de Educación para especializarse en Física atómica, en la Universidad de California, Berkeley, en Estados Unidos.

Al finalizar sus estudios en Estados Unidos, Mario Báncora recibió numerosas ofertas laborales para continuar trabajando allí, sin embargo, siguió su deseo de volver a la Argentina a aplicar los conocimientos adquiridos en el exterior. Al regresar al país, Báncora se sumó en 1946 a la Facultad Ingeniería en calidad de profesor de la asignatura Física I, pero con el correr de los años organizó y dictó, como primer profesor, las asignaturas de Física II, III, IV, V y Física Electrónica, que la Facultad incorporó definitivamente a sus planes de estudio.

“Fue docente mío, de Física V, alrededor de 1972. Recuerdo que los contenidos que enseñaba eran muy interesantes, daba física contemporánea muy avanzada, de un nivel muy alto” indica el Ing. Roberto Laura.

En cuanto a sus trabajos profesionales por fuera de la Facultad, el Ing. Báncora se desempeñó como integrante de la Comisión Fiscalizadora del Proyecto de fusión controlada, denominado Huemul, junto a José Balseiro, Manuel Beninson, Pedro Bussolini y Otto Gamba. Esta comisión puso en evidencia la inviabilidad del controvertido proyecto del austriaco Ronald Richter, quien aseveraba lograr la fusión nuclear controlada.

La vida académica de Báncora estuvo cargada de importantes logros: fue designado director de la Comisión Nacional de Energía Atómica; se desempeñó como Investigador en el Laboratorio de Investigaciones de YPF en Florencio Varela; fue el único latinoamericano integrante de la Comisión Preparatoria del Organismo Internacional de Energía Atómica. “Fue parte de ese incipiente desarrollo de energía nuclear en Argentina” indica el Ing. Laura.

Recibió numerosos reconocimientos, entre ellos el premio internacional Haas de la Universidad de California; fue declarado Profesor Emérito de la UNR, y en 2004 fue nombrado Ciudadano Ilustre de Rosario por sus trabajos e investigaciones en el campo de la Física atómica y sus contribuciones al mejoramiento e la educación científica.

Báncora, junto a otros docentes, tuvo a cargo el cálculo y armado de la cúpula de aluminio y madera y el equipo Carl Zeiss modelo IV del Planetario de Rosario, que había comprado el intendente de ese momento, Luis Cándido Carballo. El equipo reproduce una imagen artificial del cielo sobre la cúpula semiesférica de la sala.


Año 2006: homenaje para recordar a Báncora

"Recordar al ingeniero Báncora poniendo su nombre a un edificio de la universidad tiene el sentido trascendente de mostrar un ejemplo a las futuras generaciones para que se pregunten un día al pasar por aquí, quien era Báncora y descubran en su figura los valores trascendentes del profesor, del educador, del universitario que aportó al crecimiento de la universidad pública argentina", David Asteggiano en el acto homenaje llevado a cabo el 30 de agosto del 2006, cuando era Decano.

"El tenía esa magia que tienen algunos, que lo distinguen del resto, además del científico y pionero de la física atómica en la Argentina, era el profesor universitario que lograba hacer simple los temas complejos, que sus alumnos asistían con gusto a sus clases y charlas, y que ellos, sus pares y sus discípulos, lo reconocían como su querido profesor", agregó Asteggiano

Fuente:
https://archivo.lacapital.com.ar/2006/09/23/educacion/noticia_327944.shtml# 

Agradecimiento:
Al Ing. Roberto Laura por su testimonio. 

 

 


Imprimir