El Laboratorio de Hidráulica, allá por los ´60

El Laboratorio de Hidráulica, allá por los ´60

El Laboratorio de Hidráulica “Ing. Jorge Mosconi”, fue creado en 1959 dándole un nuevo uso a un viejo galpón ferroviario, ubicado en la Ciudad Universitaria. El Ing. Hugo Orsolini relata sus primeros tiempos en el incipiente Laboratorio.

La zona de la Siberia, en la década del 60, lucía muy distinta a cómo se encuentra ahora. “Se daba en llamar La Siberia, probablemente por tratarse de un lugar desolado, con muy pocas viviendas, la gran mayoría eran terrenos baldíos, alejado de los sectores urbanos en desarrollo de la ciudad de Rosario. Tal área, había sido destinada a la “futura” Ciudad Universitaria (CUR). Allí, en la intersección de las calles Riobamba y Berutti, se observaba el Edificio de Administración del Ferrocarril (en el lugar que hoy ocupa la Escuela de Música). Se recuerda que la Línea Rosario-Puerto Belgrano no tenía Oficinas en Buenos Aires” narra el Ing. Hugo Orsolini, profesor honorario de la FCEIA, quien formó parte del Departamento en sus inicios, cuando él aun era un estudiante.

El Ing. Orsolini describe, con detalle, cómo era la Siberia hace 60 años.

Ingresando al predio del CUR, por la misma entrada que existe actualmente, me encontré con un área de vías y un sector de Galpones, aunque el primero de ellos, alojaba oficinas del ex - Ferrocarril, y una extensa galería (seguramente sería el sector de ascenso y descenso de pasajeros y del personal de los trenes). Luego de un tramo de paso, a continuación del galpón, se observaban, unos treinta metros de oficinas alineadas (supuestamente oficinas), con solo, una angosta vereda de cada lado. Hacia el lado este, una gran playa de adoquines, separaban las ex-oficinas, de un galpón de unos cincuenta metros de largo, y más hacia el este aún, cercanamente, nuestro gran río Paraná. Éste último galpón, se había dividido en dos sectores más o menos iguales, de unos veinte y cinco metros de longitud. Aquel localizado más al norte, lo ocupaba la Escuela de Ingeniería Electricista, y la continuación del mismo, hacia el sur, lo ocupaba la escuela de Ingeniería Civil. En el lugar, un tanto más hacia el sur, lucían, -y lucen aún hoy- dos imponentes estructuras de hormigón. Una de ellas, la más importante con una cubierta dentada, que la distinguía de las edificaciones restantes y la de menores dimensiones, aún no concluida. Esa, era la ciudad Universitaria, y en todo ese predio no había otra construcción”.

“El sector de galpón de la Escuela de Ingeniería Civil, había sido cedido al Departamento de Hidráulica, y allí se alojaban 2 oficinas precarias y el Laboratorio de Hidráulica, que consistía en un canal de vidrio de fondo fijo, un canal colector rectangular por debajo de la superficie del piso de ladrillos, dos almacenamientos de agua, uno elevado y otro subterráneo, una pequeña bomba centrífuga y los accesorios del caso, que conformaban, en conjunto, el laboratorio de Hidráulica.

El Laboratorio lleva el nombre de “Ing. Jorge Mosconi” que fue precisamente, quien dirigía el Laboratorio en los ´60 y fue con quien se encontró el Ing. Orsolini al ingresar al Laboratorio: “Corría el año 1968, cuando me encontraba cursando diversas asignaturas del Ciclo Profesional de la Carrera de Ingeniería Civil. Me acerqué al Departamento de Hidráulica, para conocer requisitos que pudiesen exigirse para el cursado de asignaturas de Hidráulica” indica Orsolini y agrega “Buscando a una persona que me orientara respecto al contenido de la asignatura que quería cursar, que era Hidráulica I, me indicaron: es el Ing. Mosconi, está en su oficina, pase. Accedí al Galpón, y dentro del mismo, un tanto separado de las instalaciones del Laboratorio, estaban las dos ex–oficinas citadas, de material, con paredes sin revocar y piso de ladrillos, y allí, en la más pequeña de ellas, estaba el Ing. Mosconi. Si mal no recuerdo, ocupaba el lugar donde hoy trabaja el Dr. Zimmermann. La pieza de mayor tamaño, se usaba como aula, aunque no siempre (en la ventana oeste, faltaban vidrios). Hablé con él Ing. Mosconi, y, a partir de allí, comencé a ingresar en el pequeño mundo de la hidráulica de la Facultad”.

Hubo muchos avances en el Laboratorio, de los ´60 a esta parte, en este sentido Orsolini manifiesta “El Departamento de Hidráulica era en realidad sólo un galpón, de a poco fuimos logrando agregarle todo lo que hoy se ve, muy humilde, pero muy útil por cierto. Desde luego lo más importante, creo yo, ha sido, la actualización de los conocimientos, la incorporación de actividades de investigación, y de actividades de extensión universitaria”.

Referencia:

Relato del Ing. Hugo Orsolini aportado para el sitio Trazos de Historia.


Imprimir