Primeros tiempos del Profesorado en Matemática de la FCEIA

Primeros tiempos del Profesorado en Matemática de la FCEIA

El siguiente texto es un extracto de las Palabras de Apertura de las Primeras Jornadas de Práctica Profesional Docente (PPD) en Profesorados Universitarios en Matemática (FCEIA, 2018) a cargo de la Mg. Elisa Petrone.

Quiero relatar aspectos del devenir del Profesorado en Matemática de la UNR (PM), sobre todo de sus dos primeras etapas, tanto en lo global como en relación a la PPD. Considero que es particularmente oportuno dado que estas Jornadas se realizan en el marco de los festejos por el 30º aniversario de la creación del PM y el relato de la evolución de una carrera, contado por quienes la vivieron, permite integrar más cabalmente a esa historia a las nuevas generaciones y también socializar su realidad con colegas de otros Profesorados Universitarios en Matemática.

Dos hechos ocurridos en 1984 favorecieron las condiciones para que empiece a gestarse la carrera de Profesorado en Matemática. Uno de ellos fue la eliminación del examen de ingreso a la universidad, hecho que permitió que se tome contacto en materias de primer año con la verdadera formación en Matemática que brindaba la escuela secundaria, la cual se advertía un tanto insuficiente. El otro fue una nueva organización institucional producida en la FCEIA, que incluyó la creación de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales, con Departamentos de Matemática (DM) y de Física, en la que funcionan las carreras de Licenciatura en Matemática (LM) y Licenciatura en Física (LF).

Los integrantes de este nuevo DM, casi todos Licenciados o Doctores en Matemática, fueron gestando la idea de crear una carrera para la formación docente, como un aporte hacia el nivel educativo secundario de profesionales de la Matemática que se interesaban por su enseñanza. Los Dres. Jorge Pedro Aranda y Enrique Cattaneo fueron fuertes impulsores de las acciones que concretaron la creación del PM y su puesta en marcha en 1988. 

En sus primeros años de funcionamiento las materias de formación específica disciplinar eran de dictado compartido con cursos de la LM, algunos también de la LF, y las de formación pedagógica se cursaban en la Facultad de Humanidades y Artes de la UNR junto con estudiantes de otros profesorados. Dentro de una de estas materias, Curriculum y Didáctica de tercer año, se implementaba un Taller específico el cual estaba a cargo de la Prof. Martha Guzmán, docente del DM, quien también dictaba la asignatura Residencia de cuarto año. Estos espacios, correspondientes a la PPD, eran los únicos exclusivos para estudiantes del PM en aquella etapa inicial de la carrera.

Siendo por entonces docente del DM, tuve a mi cargo diferentes materias en cursos integrados por estudiantes de LM, LF y PM, siendo estos últimos pocos, mayormente provenientes de la LM o cursantes de ambas carreras. Por eso, los primeros egresados del PM continuaban, en muchos casos, asistiendo a la Facultad y al encontrarnos relataban sus primeras experiencias de trabajo en escuelas secundarias, manifestando su preocupación por aspectos no tan logrados en su formación. Para tener una idea más precisa al respecto hicimos en 1995 un trabajo de investigación junto con otra docente del DM, la Lic. Prof. María Susana Montelar, y una flamante egresada, la Prof. Mónica del Sastre, relevando información y opiniones de docentes del DM así como de estudiantes y egresados del Profesorado. El trabajo "El Profesorado en Matemática de la UNR" fue presentado en el Primer Congreso Internacional de Formación de Profesores, organizado por la Universidad Nacional del Litoral (Santa Fe, 1996).

En esa investigación se encontraron tres aspectos débiles de la formación brindada por el PM referidos por los egresados y estudiantes avanzados: la matemática demasiado elevada (materias de 3ro y 4to año de cursado común con LM); escasez en la PPD brindada por docentes que tuvieran tanto formación disciplinar específica como pedagógica y algunas incomodidades por el cursado en dos Facultades diferentes. Los tres aspectos fueron atendidos y superados, con diferentes velocidades de respuesta, en ese orden desde entonces.

Para comenzar a mejorarlos la Dirección del DM implementó cursos diferenciados en las materias superiores de Matemática, procurando adecuarlos a las necesidades del PM. Por mi parte en 1997 ofrecí a los estudiantes del PM, que cursaban una materia de primer año a mi cargo, participar de un taller, fuera de los horarios de clases y sin ningún crédito académico, en el que trabajaríamos sobre cuestiones propias del quehacer docente en Matemática. Para mi sorpresa asistieron al mismo un grupo entusiasta y perseverante de alumnos, que participaron semanalmente de diferentes tareas que fui proponiendo, con evidente interés por aspectos ligados a la enseñanza de la Matemática. Hacia mediados de año propusieron dar ellos una clase de algún tema del nivel secundario ante sus propios compañeros del taller, para luego analizar grupalmente aspectos logrados o por mejorar de la misma. Hubo mucho entusiasmo, participación y trabajo en el transcurso del taller, que ellos mismos pidieron finalizar hacia Octubre para poder dedicarse a los parciales y exámenes finales de materias anuales. Esta experiencia sirvió de antecedente a la hora de la elaboración de un nuevo Plan de Estudios de la carrera hacia el año 2000.

En el diseño de ese nuevo Plan de Estudios del PM debían atenderse pautas ministeriales entre las cuales figuraba una cierta cantidad de horas destinadas a materias que procuraran desde el primer año un acercamiento a problemáticas inherentes al quehacer docente general y de Matemática, particularmente en el nivel medio. Costó lograr un consenso en el DM respecto a cómo concretar esta pauta, dado que todavía la gran mayoría de sus docentes eran de formación exclusivamente matemática y, en base a su propia experiencia en docencia universitaria, se preguntaban cómo podrían analizar aspectos educativos los estudiantes que recién comenzaban la carrera. Los recursos que trabajé durante el mencionado taller extracurricular de 1997 con estudiantes de primer año del PM, la formación que iba adquiriendo en el cursado de la Maestría en Docencia Universitaria, la participación en un Proyecto de investigación del área Educación Matemática y la experiencia recogida en docencia y en la jefatura del área Matemática de una escuela secundaria, me llevaron a proponer modos concretos de desarrollar materias encuadradas en la Práctica Profesional Docente desde el primer año de la carrera, los que fueron finalmente aceptados.

En el año 2002 se puso en marcha el nuevo Plan de Estudios en el que, además de interesantes modificaciones en las materias de formación disciplinar, se destacaba la presencia de tres materias del campo de las PPD, Práctica de la Enseñanza I (anual, en primer año), Práctica de la Enseñanza II y III (cuatrimestrales, en tercer año) e Historia de la Matemática, asignaturas completamente nuevas, exclusivas para estudiantes de PM, a cargo de docentes del DM. Estuve varios de los años iniciales a cargo de las Prácticas de la Enseñanza a la vez que comenzaron a incorporarse a sus equipos docentes ayudantes egresados del PM, entre los primeros Natalia Sgreccia y Beatriz Vital. Comenzó así un cambio cualitativo importante en la formación brindada por el PM y, a la par, en la “tonalidad” del cuerpo docente del DM. En lo personal fue muy enriquecedora.  

También en 2002 comencé a dirigir la carrera de PM, implementando el paulatino pasaje al nuevo Plan de Estudios. De su mano comenzó una etapa de creciente ingreso de estudiantes al PM, apertura de nuevos espacios de trabajo conectados a la carrera y vinculaciones con otras unidades académicas.

En lo relativo a investigación comencé a dirigir, en el marco del PM, sucesivos Proyectos de Investigación de la FCEIA vinculados a la Formación de Profesores en Matemática y a la Resolución de Problemas.  Las egresadas del PM Mariela Cirelli, Natalia Contreras, Natalia Crevacuore, Natalia Ferrari, Patricia Mascó, Julieta Recanzone, Elisabet Reynoso y Natalia Sgreccia integraron alguno o varios de ellos. Un resultado interesante del primero de esos Proyectos fue la importante inserción laboral en el ambiente educativo de los egresados del PM, tanto en escuelas secundarias como en universidades.

Vinculado a las actividades de investigación en el área Educación Matemática se dieron numerosas acciones que fueron relacionando al ambiente del PM con otros académicos: presentación de reportes de investigación y divulgación científica a través de cursos o talleres de capacitación en Congresos o Jornadas, nacionales e internacionales; publicación en revistas con referato; obtención de becas de CONICET y realización de carreras de posgrado en el área de Educación Matemática por parte de docentes y/o egresados del PM; organización de eventos de carácter científico; visitas académicas a otras universidades; divulgación y cursos de posgrado de capacitación docente. 

También se desarrollaron tareas de extensión, reforzando los criterios que motivaron la creación del PM y retroalimentando a la carrera a través del trabajo conjunto con equipos docentes de otros niveles educativos.

Por otro lado, en el marco de acciones emprendidas por el CUCEN (Consejo Universitario de Ciencias Exactas y Naturales) se participó de sucesivas reuniones de la Comisión de Matemática, integrada por representantes de Profesorados en Matemática de diferentes universidades nacionales, que elaboró propuestas de estándares tendientes a alcanzar posteriores acreditaciones de esas carreras. La intensa participación de nuestro PM en esa tarea facilitó el posterior proceso de su cambio de Plan de Estudios, llevado a cabo entre 2016 y 2017, y también de esa rica experiencia surgieron vínculos interesantes de trabajo.

En el año 2012 comenzó a dirigir la carrera la Dra. Natalia Sgreccia y en el año 2013 pudo darse concreción a un cambio por el que se trabajó durante algunos años, tratando de mejorar el tercero de los aspectos débiles relevados en el estudio de 1995: el cursado en dos Facultades. Es así que se logró concentrar todo el desarrollo de la carrera en la FCEIA, resultando una enorme ventaja por sobre el anterior esquema de funcionamiento, desde el punto de vista organizativo y administrativo. Mi colaboración con ese proceso fue el último aporte que hice a la carrera de PM antes de jubilarme al terminar ese año. 

Tengo entendido que en los últimos cinco años se han potenciado las actividades de investigación y extensión y que se ha elaborado un nuevo Plan de Estudios, pero no estoy en condiciones de contar esta parte de la historia. Mi intención ha sido la de compartir mi experiencia como integrante de la comunidad inicial del PM, a través de la cual se advierte cómo fue evolucionando el clima de su funcionamiento.

Sintéticamente podría decirse que en una primera etapa (Plan 1988) el PM carecía de identidad y masa propia: pocos alumnos; una sola docente del DM y una sola materia en toda la carrera (Residencia) dedicadas exclusivamente a estudiantes del PM. 

En una segunda etapa (Plan 2002) la carrera ganó identidad y fue consolidándose en más de un sentido: mayor número de alumnos; mayor cantidad de docentes del DM atendiendo más asignaturas del campo de la PPD; incorporación de egresados del PM al cuerpo docente de la carrera, a proyectos de investigación en Educación Matemática y a proyectos de extensión; algunos de estos docentes con becas y/o realizando carreras de posgrado en el área Educación Matemática; creciente interacción con otros niveles del ámbito educativo así como con otros PM de universidades nacionales y otros centros educativos internacionales; dictado de todas las materias de la carrera en la FCEIA; dirección de la carrera a cargo de una egresada de la misma. 

La tercera etapa (Plan 2018) ha comenzado a desarrollarse este año, otros contarán su historia.

Quiero pedir disculpas porque algunas etapas del anterior relato sobre la evolución del PM asumieron un carácter autorreferencial. Sucede que en un largo período de mi desempeño en el DM me dediqué fuertemente a procurar mejoras y crecimiento en la carrera y, en algunos casos, resulta ineludible la mención a algunas de esas acciones cuando se da cuenta de ciertos cambios significativos alcanzados en el PM. 

Entiendo que a ello se debe haber sido invitada para darles hoy la bienvenida. Reitero mi agradecimiento al Comité Organizador por esta distinción y les deseo muy buen trabajo en las Jornadas. Muchas gracias.

Fuente: Memorias de las Primeras Jornadas de Práctica Profesional  Docente en Profesorados Universitarios en Matemática.
Agradecemos a la Dra.Natalia Sgreccia por este material.

 


Imprimir