La historia de la carrera de Ingeniería Industrial

La historia de la carrera de Ingeniería Industrial

La carrera de Ingeniería Industrial se creó en 1981. Cuatro años más tarde, el Ingeniero Celcio Moliné se hace cargo de la coordinación de la carrera y cómo se desarrollan los hechos, lo comparte él, en las siguientes líneas, en primera persona.

"Todo comienza una fría noche de julio de 1985. Suena el teléfono... atiendo, y luego de cerciorarse que estaba hablando con el Ing. Moliné, se presenta: 

 "Soy un alumno de la carrera de ingeniería industrial, y quiero hablar con usted para que se haga cargo de la carrera de Ingeniería Industrial. Mi nombre es Calvi y hemos discutido entre los alumnos, concluyendo que no podemos seguir asistiendo a ciertas asignaturas junto con los alumnos de Ingeniería Mecánica, otras con los de la carrera de Ingeniería Electricista y de forma semejante con los alumnos de Ingeniería Electrónica. En el caso de otras asignaturas como no son propias de las otras carreras, no las podemos cursar, por no dictarse ante la falta de profesores. Hemos cursado el ciclo básico... ".

“Espere un segundo Señor Calvi”, lo interrumpí, “¿Por qué se dirige a mi, yo soy Ingeniero Mecánico y no conozco la carrera de ustedes, al menos no en detalle, además solo el Decano y el Concejo Directivo puede nombrar un director”.

“Hemos pedido una audiencia con el Decano hace ya varias semanas, sin ningún resultado concreto, y preguntamos a algunos de nuestros docentes a quien podíamos pedirle que se hiciera cargo, y nos recomendaron a usted”. 

“Mire Calvi son casi las 22 horas y creo que deberíamos charlar con calma...Bueno, usted puede ahora? Por donde vive Calvi? Hay algún bar cerca de su casa?

“Si, a tres cuadras”

“Bueno nos vemos allí en media hora” 

Llegue y Calvi ya estaba allí y me hizo seña con su brazo. Me acomodé en la mesa suya y le dije;  Disculpeme Calvi, no creo que obtengan la solución a vuestro problema. Si ustedes van y le proponen un nombre no obtendrán, no solo que nombre el que propongan, sino que tardara seguramente mucho en encarar una solución. Sean pacientes y argumenten que necesitan que la carrera tenga de aquí en adelante los docentes necesarios para las asignaturas del tercer año primero, y luego los de las del tercero y así siguiendo hasta las de sexto. Y que, como resultado del atraso en implementarla, pues ustedes están cursando ya tercer año parcialmente, están sufriendo atrasos en el avance con lo que eso significa.

"Si, pero en algún momento nos dijeron que iban a nombrar una comisión de tres docentes, para poner en marcha tercer año, pero ya hace meses y no pasa nada".

 Seguí insistiendo que no fueran a plantear un problema, sino que se presentaran con una solución, sin mencionar nombres, y mucho menos el mío. Prometió hacerme caso, pero creo que no cumplió con su palabra como se verá en lo que sigue.

Casi me había olvidado del tema, creo que habían transcurrido algo así como dos meses, cuando recibí una llamada telefónica del Secretario Académico convocándome a una reunión por la carrera de Ingeniería Industrial.  Reunido con el Secretario Académico, me dijo que como yo sabía, los alumnos de la carrera, quieren que la misma tenga las asignaturas propias de la misma. Coincidí que eso era imprescindible, para lo cual prosiguió; hemos pensado en constituir una comisión entre tu y NNNN + MMMM.

Le conteste que, si era una comisión con otros compañeros de viaje, mi respuesta sería que no creo que fuese una solución, ya que como todo el mundo sabe, si se quiere que algo no funcione, lo mejor es nombrar una comisión, pero que con las personas que me menciono, la respuesta era un no rotundo. Allí terminó la reunión.

Pasaron otros 30 o 40 días y recibo otra llamada del Secretario Académico quien me dice que me ofrecían el cargo de Coordinador de la Carrera, y que iba a actuar solo. Le pedí dos días para pensarlo, lo que me fue otorgado. Al día siguiente me acerque a la secretaria y le deje una hoja donde para aceptar, solicitaba cargos de Profesores Adjuntos y Jefes de Trabajos Prácticos para las para las asignaturas del tercer año. Yo haría un concurso para cubrir los cargos. Y, sobre fin de ese año otros cargos semejantes para las del cuarto año. Entregado el mismo me retire.

Hubo otras reuniones, pero hasta aquí lo esencial.

El resto de la carrera se constituyó de la misma forma, creciendo desde los 16 alumnos a quienes conocí cuando estaban en tercer año, hasta el año en que me retiré de la facultad, cansado de palos en la rueda, y con la carrera, siendo la más requerida de nuestra facultad, llegando a más de 200 alumnos."

Celcio Moliné

 


Imprimir