Testigos privilegiados

Retazos de la memoria: Departamento Hidráulica

Retazos de la memoria: Departamento Hidráulica

El Ing. Hugo Orsolini recuerda algunas actividades que se desarrollaron en el Departamento de Hidráulica de la carrera de Ingeniería Civil en el período 1964-2000.

“La carrera de Ingeniería Civil, estaba conformada en la década de 1960 por tres líneas del conocimiento: Construcciones, Vías de Comunicaciones, e Hidráulica, que se integraban, a partir del Plan de Estudios con Asignaturas cuatrimestrales de 1960, que se habían modificado en 1966. Las materias de Hidráulica pertenecían al ciclo profesional. Con dicho Plan, se intentaba modificar el perfil técnico de la carrera, que hasta entonces era fuertemente estructural. El nuevo Plan, se había previsto con 11 cuatrimestres de duración, es decir el lapso total de la carrera, se había reducido de 6 años, a 5 años y medio” relata Orsolini.  

El Ing. Orsolini recuerda que, en el ciclo profesional, el Plan incluía 8 asignaturas de extensión cuatrimestral para Construcciones: 4 para Vías de Comunicaciones y 4 para Hidráulica, además de Asignaturas cuatrimestrales no obligatorias. Las asignaturas hidráulicas se llamaban Hidráulica I, Hidráulica II, Hidráulica Aplicada, e Hidráulica Fluvial. Con los cambios introducidos al Plan, las asignaturas quedaron como Hidráulica I, Hidráulica II, Hidrología e Hidráulica Fluvial, Hidráulica Aplicada, e Ingeniería Sanitaria I.

Según apunta el Ing. Orsolini, el dictado de las asignaturas de Hidráulica, se realizaba, por lo general en una de dos aulas (ex - oficinas del ferrocarril), en la galería de entrada al predio, en el sector que hoy ocupa el Centro de Ingeniería Sanitaria.

Ocasionalmente el IMAE, en el que se dictaban todas las asignaturas de Construcciones, podía facilitarle a Hidráulica un aula al igual que a Vías de Comunicaciones, aunque esto no era frecuente. Más adelante, la Escuela de Ingeniería Electricista, habilitó para aula, la habitación localizada en el extremo norte del sector de galpón que compartíamos, y “desde luego le pedíamos “prestada” esa aula, en particular cuando aumentaba el número de alumnos”. Por aquel entonces no existía equipamiento para calefaccionar las aulas, por falta de recursos económicos.

“Los docentes que dictaban las asignaturas, eran profesionales de la ingeniería, que se desempeñaban como tales en la actividad privada, habida cuenta de las dedicaciones con que se los remuneraba, eran dedicaciones simples, y por tanto un escaso nivel de remuneración, y de dedicación obligatoria” dice el Ing. Orsolini y agrega “En las asignaturas Hidráulica I, e Hidráulica II, se desempeñaban, los Ingenieros Jorge Mosconi, Jazmín (no recuerdo su nombre), Carlos Solina, y Carlos Campodónico en la Asignatura Laboratorio de Hidráulica quienes contaban con conocimientos específicos de las mismas. El Ing. Campodónico se ocupaba de preparar el Laboratorio de Hidráulica para el desarrollo de los trabajos prácticos en la Asignatura Hidráulica. En Hidrología e Hidráulica Fluvial se desempeñaban, la Inga. Roca, y el Ing. Pablo Marchetti. Hidráulica Aplicada, la dictaban los Ing. Alejandro Tamusch y eventualmente el Ing. Osvaldo Vai. En Ingeniería Sanitaria I y II, se desempeñaban los Ings. Mario Carcedo, Ana María Ingallinella, Juan Barsola y el Dr. Helio Vázquez. Se ofrecían como asignaturas optativas, las Asignaturas Laboratorio de Hidráulica, Diques y Represas, Puertos y Canales, e Ingeniería Sanitaria II”.

Además, recuerda que el Ing. Vai, fue contratado para participar en el dictado de la Asignatura “Hidráulica Aplicada”. Se desempeñaba en la obra del “Dique Florentino Ameghino”, que se construía sobre el río Chubut, aguas abajo de la descarga de su tributario el río Chico, por ello, dictaba clases solamente los sábados por la mañana.

Conforme a averiguaciones que Orsolini realizó con ingenieros civiles que se habían recibido con el Plan de Estudios anterior al del año 1960, los temas de hidráulica y de vías de comunicaciones, se incluían en sólo dos asignaturas y se trataba de conocimientos básicos. “Era evidente que las dedicaciones simples (mínimas) con que se retribuía a los docentes, eran doblemente escasas, por la cantidad de horas de trabajo y por la baja magnitud del pago de las mismas” reflexiona.

Con el tiempo, las dedicaciones fueron aumentando, empezando por el Departamento de Construcciones, y bastante tiempo después en Hidráulica, según analiza Orsolini.

Primeros tiempos de docencia

“En 1969, cuando yo había concluido la carrera, aspiraba a ocupar un cargo de auxiliar de primera, de modo que no pocas veces, insistí con el Ing. Mosconi, quien dirigía el Laboratorio, para que me gestionara un cargo de esa naturaleza, hasta que, a mediados de 1974, me lo designaron y me correspondió a la práctica de Hidráulica I. Previamente, se produjo la reincorporación de todos aquellos docentes, que había sido despedidos en los años ´50, cuando Perón dejó el poder, y se embarcó a España. En tal oportunidad, se reincorporó al Departamento de Hidráulica el Ing. Bruno Marchiori, y fue asignado a la materia Máquinas Hidráulicas, que fue incorporada como optativa al Plan de Estudios, con extensión cuatrimestral” cuenta Orsolini.

El Ing. Orsolini señala que en el año 1976, con el golpe de estado del General Videla, el nuevo Decano de facto de nuestra Facultad, Ing. Rafael Galli designó Director al Ing. Gustavo Gardebled, previa unificación de los Departamentos de Hidráulica y Vías de Comunicación, con el nombre de Departamento de Transporte e Hidráulica. “El período 1976-1983, transcurrió con muy poca información relativa a las actividades del decanato, y casi sin variantes respecto al direccionamiento de las actividades académicas. En dicho marco de referencia no prosperaba ninguna reunión para hablar de las acciones que se podían plantear para incorporar a las restantes actividades, las de investigación” manifiesta.

En su relato, el Ing. Orsolini expresa que en ese marco de referencia de las actividades docentes, comentadas, no prosperaba ninguna reunión para hablar de las acciones que se podían plantear para incorporar a las restantes actividades, las de investigación. El camino clásico del conocimiento, docencia, extensión e investigación, desde luego, no era posible implementarlo. Con el tiempo, se comenzó a realizar trabajos de extensión. Que yo conozca, en el año 1970, el Departamento firmó un convenio con Obras Sanitarias de la Nación, para proyectar los desagües cloacales del área de influencia del Emisario Sur (posteriormente la Municipalidad lo llamó Emisario 1), que tuvo 1(un) año de duración.

Retomando las inquietudes del Departamento, para poder concretar el inicio de la investigación, se chocó con la falta de financiación, y el personal con experiencia y títulos para poder asumir la dirección de tales trabajos. “Varios años más adelante, más de dos décadas creo yo, cuando decidieron formalizar, sus estudios de tal carácter, Gerardo Riccardi y Erik  Zimmermann, empezó a cambia pausadamente el panorama. Por suerte fue factible conseguir que los Dres. Pablo Yacovsky y Gabriel Caamaño Nelly (de la UBA y UNC respectivamente) aceptaran dirigir los trabajos propuestos por nuestros dos investigadores” narra Orsolini.

“La posibilidad de seleccionar temas de investigación en el marco de un Programa de Desarrollo Regional, no era factible, ni en las becas que otorgaba el CONICET, ni en las becas que otorgaba el Consejo de Investigaciones de la UNR. Era si factible, hacer la presentación anual para aspirar a un beca de iniciación, con un tema propuesto, y si la beca era concedida entonces, el tema quedaba en firme. Para mostrar las dificultades que había respecto de la selección de programas regionales de investigación, creo que vale comentar rápidamente una experiencia recogida allá por el año 1994, si mal no

Recuerdo”, repasa el Ing. Orsolini y relata “En ese entonces, me tocó ser Consejero Directivo, por la Asociación de Docentes “Facultad de Ingeniería”. El presidente del Consejo era el Ing. Gustavo Bortolato, decano de nuestra facultad, y había llamado a sesionar para recibir una Comisión Asesora para becas de investigación. Había en ese momento, 12(doce) áreas temáticas, y obviamente una Comisión por cada área. La que nos visitaba correspondía al área: INGENIERÍA CIVIL, ELÉCTRICA, MECÁNICA E ING. RELACIONADAS PARA INGRESOS. En un momento de la reunión, creí oportuno preguntar: ¿Cómo se seleccionan los temas de las becas de iniciación que se van a adjudicar? Me respondió el Dr. Mario Gradowczyk: en realidad la selección se hace por el puntaje asignado a cada presentación, en la totalidad de las áreas temáticas. Luego de algunos comentarios agregó: Esa modalidad de selección, dió como resultado que el año pasado, el 54% de las becas fueron adjudicadas a temas del Área de Historia y Geografía, porque recibieron el mayor puntaje. Ing. Civil, tuvo muy pocas becas adjudicadas.

Para Hugo Orsolini, por aquel entonces se daba una situación particular en materia organizacional, referida a cierto predominio del Departamento de Construcciones por sobre los demás Departamentos de la Escuela, situación que fue cambiando con los años y destaca la figura de la Inga. Ana María Patané, como un actor importante en este cambio de visión.

“Si bien transité poco por el Departamento de Hidráulica en el período 1970-1974, en setiembre de éste último año me designaron auxiliar de primera, dedicación simple, y fui asignado a la Asignatura Hidráulica I, y el cuatrimestre siguiente me asignaron a la Asignatura Máquinas Hidráulicas, como auxiliar del Ing. Bruno Marchiori” cuenta el Ingeniero.

Orsolini indica que en el año 1975, diversos docentes del Departamento de Construcciones, que pugnaban por cambiar el Plan de Estudios de Ingeniería Civil, lograron su objetivo, y el Consejo Directivo, aprobó un Nuevo Plan, con asignaturas de extensión anual. El Departamento de Hidráulica quedó a cargo del dictado de Hidráulica General e Hidráulica Aplicada. La primera incorporaba los contenidos de Hidráulica I, Hidráulica II, e Ingeniería Sanitaria y la segunda incorporaba los contenidos de Hidrología y Obras Hidráulicas.

“En el orden personal, me tocó en suerte, desempeñarme como auxiliar de primera, y luego como Jefe de Trabajos Prácticos de la Asignatura Hidráulica Aplicada, conjuntamente con otros compañeros y jefes docentes. Dos o tres años más adelante, se hizo cargo de tal asignatura el Ing. Alejandro Tamusch, hasta 1981 que se incorporó a una Consultora Hidráulica de Buenos Aires. Las autoridades del departamento me dijeron: hágase cargo de la asignatura. Allí comencé a “traspirar” porque en esa época, un Jefe de trabajos prácticos, se ocupaba exclusivamente de la práctica, y pasar repentinamente al pizarrón para dictar la teoría, era un cambio fundamental, que me obligó a desarrollarme en el plano teórico, buscar bibliografías, y trabajos específicos, y comenzar a preparar clase por clase. Ello, me requirió un gran esfuerzo, pero también me significó -creo yo- un gran aporte, permitiéndome franquear el “micro mundo de una Asignatura” cuenta el Ingeniero.

“Continué mi labor docente hasta que, a finales de 1983 retornó la democracia, y se designó el Rector de la UNR, y los decanos transitorios de las Facultades. Asumió como decano transitorio en nuestra Facultad, el Ing. Victorio Cisaruk. En 1985, elegíamos el primer decano de la recuperación de la democracia: el Ing. Roberto Martínez, un joven Ing. Electricista” señala Orsolini.

“Comenzó, así una nueva etapa de la Facultad, con nuevas Autoridades (Decano y Consejo Directivo) elegidos por mayoría de cada uno de los 4 Estamentos: docentes, alumnos, no docentes y graduados. Paulatinamente se fue imponiendo una nueva organización del desarrollo de la docencia, que comenzó con los concursos de las Asignaturas, llegando a la puesta en práctica de la Carrera Docente en 1994, si no recuerdo mal” indica Orsolini.

CONICET

El CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), fue creado en 1958, con el objeto de promover la investigación científica y técnica. “Que recuerde, a partir de aproximadamente 1988, recién comenzamos a introducir en las reuniones del Departamento de Hidráulica, el diseño de las tres líneas de acción que debería sustentar una unidad académica: docencia, extensión e investigación. Hablamos no pocas veces, de la necesidad de contar con interesados en la investigación -desde luego en temas específicos del Agua- para su presentación al CONICET, como aspirante a becas de iniciación”, recuerda el Ing. Orsolini.

En su narración, Orsolini relata que la única posibilidad de financiación de una beca de tal carácter, era el CONICET, que además garantizaba, si se cumplían con determinados requisitos, el ingreso a la Carrera de Investigación. Tal ingreso, requería un Director, con un título cuaternario (Doctor) afín, y eso presentaba dificultades para el Departamento, por cuanto parecía que la hidráulica “había nacido poco tiempo atrás” en la Universidad de Rosario. En ese momento, existían dificultades para conseguir Directores de la especialidad, y con tales condiciones, para el ingreso a la Carrera de los Ings. Riccardi y Zimmermann.

Dice Orsolini, “A medida que transcurría el tiempo, pudimos confirmar, lo que observamos. Nuestro país nunca logró consensuar políticamente líneas directrices de crecimiento científico y tecnológico, y por tanto no conocimos, siquiera, una propuesta de planificación de esa índole. Una vez más, las decisiones se concentraron en Buenos Aires, y el Decreto 1661/96 es claro al respecto (Misiones y funciones. Conducción. Gestión y Control. Fomento y Ejecución de las Actividades Científicas y Tecnológicas. Evaluación de las  Actividades. Disposiciones Transitorias), Basta con leer los Artículos 1 y 2 que se copian textualmente a continuación:

Artículo 1° — El CONSEJO NACIONAL DE INVESTIGACIONES CIENTIFICAS Y TECNICAS (CONICET) funcionará como ente autárquico del Estado nacional en jurisdicción de la SECRETARIA DE CIENCIA Y TECNOLOGIA del MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACION, y tendrá por misión el fomento y ejecución de actividades científicas y tecnológicas en todo el territorio nacional y en las distintas áreas del conocimiento. Art. 2° — Para el cumplimiento de sus fines, el CONSEJO NACIONAL DE INVESTIGACIONES CIENTIFICAS Y TECNICAS (CONICET) deberá aplicar las políticas generales fijadas por el Gobierno Nacional a través del Plan Nacional Plurianual de Ciencia y Tecnología, la definición de prioridades y los lineamientos de la SECRETARIA DE CIENCIA Y TECNOLOGIA del MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACION”.

En este sentido, el Ing. Orsolini comenta, “Si bien, la ley que dio pié a este Decreto, fue posteriormente modificada, y se dispusieron asimismo, aumentos importantes de partidas de investigación para el Conicet, la situación no se modificó sustancialmente desde el punto de vista de fomentar la discusión de programas que dieran pié a Planificaciones Regionales conforme a las necesidades sectoriales de nuestro país. En el año 1985, el Decano transitorio Ing. Victorio Cisaruk, puso a consideración del Ministerio de Educación, un proyecto de Carrera de “Ingeniería de Máquinas Agrícolas”, con toda la intención de alentar el perfeccionamiento y sistematización de máquinas agrícolas, aptas para la producción agrícola de nuestra región, en particular, cereales y oleaginosos. Entiendo que el argumento central, fue que la ingeniería en máquinas agrícolas científicamente desarrollada, mejoraría sustancialmente la eficiencia de la producción, destacando que la región cerealera núcleo proporcionaba al país, nada menos que entre el 30% y el 45% de los ingresos económicos por exportaciones. La respuesta del Ministerio fue un no rotundo, que ni siquiera dejó lugar para un acto de insistencia”.

Cambios en Hidráulica Aplicada

En 1986 el Ing. Orsolini ganó el concurso de la asignatura Hidráulica Aplicada. En esa época, el dictado de los temas teóricos, estaban estrictamente a cargo de los titulares de cada asignatura, y sus colaboradores, se limitaban a explicar ejercicios prácticos. “Se apreciaba, en mi opinión, la falta de integración entre teoría y práctica Las conclusiones de los análisis del dictado de la asignatura que hacíamos con los compañeros docentes, en nuestras reuniones habituales de trabajo, y mi nueva condición docente -titular concursado- me impulsaron a proponerles cambiar radicalmente la modalidad del dictado. A cada uno de ellos, les pedía que eligieran del programa uno o dos temas por año, y que con la suficiente antelación, prepararan los mismos para su exposición tanto teórica como práctica, en forma integrada. Esta modalidad, ampliada por cierto, desembocó, en mi opinión en lo que se dio en llamar “cátedras horizontales”. Desde luego, el año siguiente les pedía que prepararan, uno o dos temas nuevamente, cuidando que no hubiera repeticiones, con los de años anteriores”, recuerda.

“El dictado de Hidráulica Aplicada nos planteó un doble gran esfuerzo. Por un lado, el estudio permanente intentando poner cada tema teórico, lo más cerca posible de los conocimientos más avanzados; y por otro la preparación del material de estudio para los alumnos que pedían incesantemente apuntes, y por supuesto la preparación de las filminas, habida cuenta que “la tiza y el pizarrón” empezaban a abandonarse, y desde luego simplificaban la labor del docente, y la organización de la asignatura. La actualización de los conocimientos, demandaba tiempo, puesto que era necesario, recorrer toda la bibliografía de biblioteca, y desde ya los trabajos específicos de investigación” explica Orsolini.

“A fines de los años ´80, comenzó aunque lentamente, a ponerse en práctica la “horizontalidad” en algunas asignaturas, cambiando la dinámica establecida en donde el docente conducía la asignatura y el alumno solo podía acatar las ordenes sin poder opinar. El cambio contribuyó enormemente a conformar cátedras, con grupos de trabajo integrados, en los que reinaba el trabajo en equipo, y el docente titular no dejaba de serlo, pero las decisiones surgían del debate grupal. En tal marco de referencia, el alumno estaba más cerca de los docentes” narra el Ing. Orsolini  y añade “En la segunda condición, la de docente, al principio, también había que soportar la conducción verticalista del responsable de asignatura, pero más temprano que tarde, eso fue siendo superado. La condición docente, y ese “nuevo ambiente” de integración que promovía la horizontalidad de las cátedras, fueron permitiendo una participación más activa no solo en el Departamento, sino también en la Escuela de ingeniería civil”.

Un lugar destacado para Hidráulica

“Al comienzo de mi docencia, era muy evidente, que la Escuela de Ingeniería Civil era solo Construcciones, y tanto la Hidráulica como las Vías de Comunicaciones, eran solo complementos de escasa importancia. El tiempo y las ganas de superación (debo opinar solo por Hidráulica), fueron imponiendo un cambio de concepto fundamental, en las líneas de conocimiento de nuestra carrera. Logramos finalmente, un primer equilibrio de conocimientos a impartir, en las tres líneas” indica el Ing. Orsolini.

Durante el período 1990-1994, el Ing. Orsolini se desempeñó como Consejero Directivo. Sobre ello resalta, “No pocas veces en las reuniones del Consejo, se debatieron directa o indirectamente temas de las relaciones Escuelas/Facultad, Departamentos/Escuelas, e internas de los Departamentos”, y agrega sobre las situaciones relatadas en su escrito “Creo ayudan, en particular a los jóvenes, a conocer, que nuestra Facultad, nuestra Escuela y nuestro Departamento crecieron en gran medida, gracias al esfuerzo docente, y al esfuerzo de los restantes estamentos”

“El Departamento de Hidráulica poco a poco fue logrando todo lo que hoy posee, tiene un nombre en la Facultad, y fuera de la Facultad. Creo que finalmente, se ha aceptado que, en nuestro país, es necesario que la Ingeniería Civil, debe ser uno de los pilares de su crecimiento” concluye el Ing. Hugo Orsolini.

 

 

Referencia:

Relato del Ing. Hugo Orsolini aportado para el sitio Trazos de Historia.

 

 

 

Logo Trazos de historia FCEIA
Este año, la FCEIA cumple sus 100 años de vida. En ese marco, surge la propuesta de recopilar relatos, datos, imágenes, documentos y materiales que permitan recuperar distintos aspectos de la historia de nuestra Facultad.